viernes, 19 de julio de 2013

Ni Braden ni Perón: Chevron






Paradojas de la historia y el presente.



El 1946 El General Perón se erguía como favorito para ocupar el sillón de Rivadavia. En la vereda de enfrente estaba el activo embajador del norte, Spruille Braden, quien jugaba (sin disimular) en la campaña presidencial donde competían Juan Perón (partido Laborista) y José Tamborini (Unión Democrática).

Braden no era cualquier enviado de Washington, ya que por ese entonces Argentina era el mas firme contrapeso continental al predominio de EEUU en la región. Por tanto la representación norteña en estas tierras tenía una impronta estratégica vital. Un hecho que contrasta con las apagadas figuras que nos envían hoy desde el norte, que para estas suena mas a un castigo que a un escalón en su carrera política.


Eslogan de la campaña de 1946, las opciones eran claras





Braden se había ganado el “mérito” de venir a este país por su asistencia a la petrolera Standard Oil durante la guerra del Chaco dada entre Paraguay y Bolivia. La compañía obtuvo amplios beneficios de esa contienda que bien supo instigar.


Obviamente el triunfo electoral de Perón terminó desterrando a Braden que siguió su carrera prestando servicios para la United Fruit Company en centroamérica. Y si bien, el populista general argentino le ganó la pulseada en el 46, el norteamericano tuvo su “justicia poética” cuando la desastrosa política energética del peronismo finalmente llevó, al orgulloso caudillo, a firmar acuerdos de explotación petrolera con la poderosa compañía en la que él había servido.


A casi 70 años de aquellos sucesos la historia se repite, pero como diría el filosofo político  Karl Marx “La historia se repite dos veces, la primera como tragedia, la segunda como farsa” 


Alusiva portada de la revista TIME de la época protagonizada por Spruille Braden





“Compartiendo” el Capital




Hoy la “Standard Oil of California”, con la cual Perón firmó contratos de Joint Venture no existe mas con ese nombre, su forma moderna se denomina en el mundo “Chevron” y actualmente es la 4ta petrolera privada del mundo.
 

Standard y Chevron, distinto nombre para la misma historia




La situación que llevó a Perón a recurrir a la petrolera norteamericana fue similar a la actual; por ese entonces el país no podía importar brocas de perforación de EEUU (único productor) , ya que no existía afinidad con la política global norteaméricana. A esto se sumaba una caída drástica de las exportaciones agropecuarias que motivaba una merma la entrada de divisas. Por tanto YPF las tenía de malas a la hora de importar insumos para explorar y explotar pozos petrolero. Fue así que el gobierno peronista vió crecer el déficit de la balanza comercial al tener que importar una mayor cantidad de combustibles.


Por aquel entonces el IAPI (Instituto Argentino para la Promoción de Intercambio) había monopolizado la compra interna de granos para exportación. El productor solo podía vender su producción al precio que imponía el IAPI, y así este organismo capturaba un excedente de renta extraordinario al exportar a un precio mayor

De esta manera más de 7 millones de hectáreas de tierras productivas quedaron sin uso ya que la renta por explotarlas era baja y no ameritaba la inversión a hacerlo. Solo las grandes explotaciones podían hacer algún margen de ganancia.  La economía argentina de ese entonces padeció un déficit descomunal y un desabastecimiento interno de productos primarios y de insumos foráneos. También escaseron los capitales necesarios para estimular la producción local de petróleo y gas.


Hoy el Estado, emulando a aquel instituto, captura una cierta parte de la rentabilidad de la producción a través de las retenciones. También los pequeños y medianos productores pierden  frente a los grandes. Y a pesar de que los los precios y la demanda internacional siguen siendo favorables para el país, ya nos son suficientes para paliar la salida de divisas dada por la importación de energía. Actualmente el 45% del consumo total de nuestra economía se abastece de combustible extranjero.

Sin exportaciones, que ingresen divisas en cantidad considerable, y sin capitales no hay inversión, y mucho menos con un Estado intervencionista que interviene con voluntad de saqueo.
La parte mas sufrida es la matriz energética que desde 1995 poco o nada ha cambiado. Argentina hoy ha vuelto (después de muchos años) a ser un gran importador de combustibles. En la historia económica nacional la importación de energía siempre ha sido el gran obstáculo para equilibrar la balanza de pagos; y si a esto le sumamos un contexto político esquizofrénico el resultado es caótico.


La desesperación se ha instalado en la Casa Rosada, y si bien esto no es nada nuevo para nuestra historia, en este caso la misma también está acompañada por improvisación extrema lo cual genera un cóctel explosivo y letal.


La YPF de Perón no podía sacar petróleo por sí misma porque carecía de capitales y de tecnología para hacerlo, y en ese contexto sólo EEUU tenía ambas cosas de sobra; por tanto puede explicarse el caso de que Perón no haya encontrado alternativa a la hora de paliar la situación. Después de todo, y a pesar de los desaciertos del primer peronismo, aquellos acuerdos no fueron tan nocivos, y hasta podría decirse que no estaban mal encaminados. 
De hecho, si avanzamos en la historia, veremos como Arturo Frondizi (un gran estadista desaprovechado de su tiempo) logró el justo equilibrio al combinar la inversión privada con la acción de YPF. Su gobierno logró, por primera vez, el autoabastecimiento petrolero y pudo evitar el catastrófico desequilibrio de la balanza comercial. 


Sello postal conmemorativo de la presidencia de Frondizi y de sus logros




Parecía esto un problema resuelto de nuestra historia, pero hoy mismo lo volvemos a padecer. La YPF de Perón no estaba vaciada como lo está hoy.  La petrolera argentina de hoy fue vaciada por REPSOL con la complicidad del gobierno Kirchnerista. A la multinacional española se le permitió girar el 90% de los dividendos al exterior. Luego se la exporpió ilegalmente, y se la dejó como víctima, algo que a la postre concluyó con cualquier intento de inversión serio en un país tan necesitado.

Ahora aparece la empresa Chevron, que como gran petrolera multinacional, no le teme a los países con riesgo, pues acostumbra invertir en lugares como Afganistán aún en pleno bombardeo. Para estos casos la ecuación a ser aplicada es diferente y se rige por una regla simple que dice: que a mayor riesgo entonces mayor ganancia.


Por tanto las condiciones del contrato (ilegalmente secreto) son 100% favorables a la empresa norteamericana, que seguramente exportará un buen porcentaje de todo lo que pueda extraerse y además, según trascendió, lo hará sin pagar impuestos aduaneros, mientras que tampoco tendrá la obligación de liquidar divisas en el país. Por otro lado, en un primer momento, Chevron solo invertirá 300 millones de dólares, lo cual es nada para lo que significa la industria petrolera. La mitad lo invertirá el Estado Argentino y el monto total prometido a mediano plazo de inversión no llegará a más de 1500 millones de dólares. Esta cifra es casi lo  que gasta “La Cámpora” con Aerolíneas Argentinas por año para prestar un servicio signado por la ineficiencia y el derroche.


El chiste de todo es que el petróleo (como los minerales) no es renovable mientras que la producción agrícola si, y entonces regalamos petróleo y minerales mientras castigamos a los argentinos que invierten y producen en el país, al robarles abiertamente el fruto de su trabajo para despilfarrarlo en corrupción.


Coherencia NAC & POP




Petróleo si, biodiesel no




A todo esto el disparate no termina aquí , porque las mismos obstáculos aplicados al agro también llegaron a la producción de biodiesel. Mientras destruimos la rentabilidad del biodiesel, y retrocedemos en el mercado que supieron ganarse quienes decidieron apostar a su fabricación, Brasil, ni lento ni perezoso, ya comienza a captar ese mismo  mercado que vamos dejando.Lo mismo ya hizo nuetro vecino  con la carne y la leche, rubros donde también retrocedimos.


La Argentina está cambiando apostar a la producción de un combustible alternativo (y renovable) como el biodiésel, por la “política” energética de regalar lo que le queda de petróleo en forma de “shale oil”. Está es una práctica netamente destructiva del ecosistema, que no dió grandes frutos en EEUU y que además está siendo muy resistida en Europa. Francia y Bélgica marchan a la cabeza con una amplia oposición de su pueblo.


El ciclo del biodisel, un futuro energético sustentable y viable



Gran parte de nuestro retroceso en la exportación de biodiesel se debe al castigo impuesto por la Unión Europea  al embargo arbitrario e ilegal que el gobierno hiciera de YPF. Gracias a ello Brasil se perfila ya como el nuevo exportador de este combustible.
Mientras Argentina ha reducido a la mitad sus exportaciones de biodisel (hasta Julio del año pasado había exportado U$S 1077 millones, mientras que este año solo exportó U$S 557) Brasil está pronto a iniciar su primera exportación este año a la cual seguramente le seguirán muchas mas. 
Petrobras y el grupo empresarial BSPAR han formado un joint venture orientado a potenciar la actividad. Buscan obtener un 25% de corte por sobre la producción agrícola del país (argentina tenía el 7%) para destinarlo a la producción de biodiesel.






La destrucción del Shale Oil




Mientras el biodiesel no requiere más que cultivar los campos y crea un nuevo valor agregado en forma de combustible, el Shale oil es una práctica totalmente agresiva para el medio ambiente.


El petróleo convencional se saca drenandolo de las rocas sedimentarias porosas; pero el Shale oil se extrae de más abajo, directamente de la roca madre la cual es ultra compacta y casi sin poros. El petróleo o gas atrapado allí se encuentra integrado literalmente a la llamada roca de esquisto.

  
Roca de esquisto




La forma de extraerlo requiere pulverizar la roca mediante la inyección de agua a alta presión junto a otros agentes químicos. Esta práctica altera la solidez integral del suelo y destruye la impermeabilidad de la roca madre.  Las napas de agua que están más arriba y aún también al sustento mismo de los estratos de suelo superiores corren peligro.


Esquema carácteristico de las perforaciones horizontales de Shale oil




Así como el agua tiende a filtrarse por cualquier grieta hacia abajo, los hidrocarburos por su parte tienden también a hacerlo, y en contacto con el agua de napas superiores los hidrocarburos, al ser más livianos que el agua, suben mientras el agua baja. De esta manera la contaminación de la napas resultaría inevitable e irremediable.
Este peligro latente es lo que nos traerá Chevron la cual tiene un amplio prontuario de contaminación en el propio EEUU, y más recientemente en Ecuador. Alli ha causado daños irreparables al ecosistema y a las poblaciones locales.



El peligro del shale oil en la alteración irreparable de los estratos del suelo







Las verdaderas intenciones de  Chevron




Esta gran empresa como es sabido no hará una gran inversión, ni tampoco una gran exploración y explotación. Detrás de su despliegue está la voluntad de plantar bandera en el yacimiento de Vaca Muerta el cual tiene el potencial de ser el tercero del mundo en petróleo shale oil. Asimismo pagará con creces su apuesta al serle permitida la exportación sin impuestos aduaneros y sin necesidad de liquidar divisas localmente. El acuerdo además no se regirá por leyes argentinas, y se operará sobre un marco legal que no proteje a nuestro país pero que si protege a la compañía. Algo increible e impracticable en el mundo desarrollado, que solo esta diseñado para países que tienen como práctica ceder su propia soberanía.


Otro punto a tener en cuenta es que al asociarse directamente a una desesperada YPF, Chevron ganará un aliado en la región para garantizar su impunidad ante las demandas internacionales que les ha presentado Ecuador. Si los países cerraran filas podrían obligar a la petrolera a hacerse cargo de sus acciones, o en todo caso atenerse a las consecuencias de que sus activos en la región puedan ser alcanzados por las demandas de ecuatorianas. El obierno de Cristina Kirchner decidió darle la esplada a una nación hermana beneficiando a una inescrupulosa multinacional.


Las selvas de Ecuador padecieron el paso de Chevron


Chevron, como toda petrolera internaciona,l encuentra una fuerte oposición en otros países para para practicar el Shale oil. Ante una futura escases de petróleo convencional la compañía necesita desarrollar mejores alternativas para extraer hidrocarburos de la roca de esquisto. No faltará mucho para que sea esta la única forma viable de obtener petróleo, y en esta línea no le viene nada mal contar con un campo de pruebas para ensayar nuevos métodos libremente. Vaca Muerta se presenta así como una gran campo experimental para sus  proyectos futuros.



Los pueblos tienen las de perder ante el desenfreno de las multinacionales 

1 comentario:

Anónimo dijo...

¿Que tal alumno ciruelita?
Parece que a su blog no lo visita ni su perro.
Muy romantica su vision sobre el ´´campo argentino´´,esos señores buenos que se levantan temprano a trabajar por el bien del pais y amigos de esos pobres ignorantes peones que sin su guia se moririan de hambre.
Me imagino lo contento que habra estado con las barricadas de la mafia sojera y el voto no positivo de cobos.
Antes que salga con esa estupidez,le digo que yo no soy kirchnerista,pero seamos sinceros amigo,el kirchnerismo es lo mejor que la oligarquia argentina puede dar,o me va a decir que macri o el boludin de sergio massa van a gobernar mejor que los kirchner.
El kirchnerismo es la mejor basura que nos ofrece el basurero de la oligarquia argentina.
No cometa el error de querer quitar a esos desastrosos para reemplazarlos con otros mucho peores.
Todavia no termino de entender su idiologia.
Destila un odio fanatico hacia el comunismo y hacia toda idiologia nacionalista anticolonialista.
Admira a los anglosajones y los nordicos.
Pero tambien ataca en cierta forma,aunque no con la misma virulencia a estados unidos y sus corporaciones.
Un coctel bastante heterogeneo que me recuerda algo.
¿no sera usted admirador del fuhrer,que queria exterminar a todos los ´´inferiores´´ del mundo?
Por lo que se ese señor odiaba a los comunistas/socialistas igual que usted,despreciaba a las razas ´´inferiores´´igual que usted y amaba a la raza ´´superior´´(los nordicos,blancos y rubios),igual que usted y aparte tambien le tenia bronca a los estados unidos.
¿Sera casualidad o sera usted uno de esos admiradores del germano mas famoso de la historia?